Páginas

lunes, agosto 30, 2010

Escalada del compromiso


Es muy curioso como sin darnos cuenta muchas veces cometemos los mismos errores, y sobre todo vamos por un camino que no lo podemos afrontar, teniendo como final el fracaso seguro.
Del fracaso podemos aprender, pero en general, no estamos preparado para ello, y esto puede derivar en una baja autoestima o en casos extremos a la depresión.

Con esta introducción ¿Qué es la Escalada del Compromiso? Pues básicamente consiste en que después de tanto tiempo y esfuerzo ¿Cómo voy a dejarlo ahora? Por supuesto cada vez uno dedica más tiempo y esfuerzo a algo por lo cual para la persona atrapada en esta visión del tunel es imposible dejar ahora. ¿Nunca os ha pasado?
Al final es la tendencia a invertir recursos adicionales en una proposición aparentemente perderora, influenciado por el esfuerzo, dinero y tiempo invertido.

En ejemplos hechos para valorar una taza de café, sorprenden los resultados, ya que se divide a los participantes en tres grupos: El primer grupo debe asumir que el tazón es suyo, el segundo ha recibido dinero para comprarlo, y el tercero puede optar entre quedarse con el dinero o comprar el tazón. Y lo sorprendente es que, el primer grupo de “los dueños” valorizan el tazón entre dos y tres veces el valor asignado por los otros grupos. ¿No le ha pasado algo parecido a la economía de España? ¿El hecho de que cada españolito tuviese un piso en propiedad no ha hecho que se revalorizase todo?


Y más sorprendete aún es el caso de un profesor de la clase de negociación de la Harvard Business School, que todos los años subasta entre sus alumnos un billete de 20 dólares. Las dos únicas condiciones son que las pujas sólo pueden incrementarse de dólar en dólar y que los dos últimos postores pagan su apuesta, aunque únicamente el ganador se lleva el billete.

Ya les anticipo que sólo se ganaría si hubiera un acuerdo entre los alumnos para que uno de ellos ofreciera un dólar. En el momento en el que interviene un segundo jugador pensando que dos dólares es un buen precio, el profesor ya ha ganado. ¿Por qué?, se preguntarán. Pues porque a partir de ese momento, ninguno de los dos quiere perder. Y aunque al principio pueden animarse varios licitadores que suben rápido la puja, ésta se ralentiza al llegar a los 15 ó 16 dólares, con la particularidad de que sólo quedan dos, que siguen subiendo y subiendo la oferta de forma irracional para no perder frente al otro, al principio sin darse cuenta y luego, entre las carcajadas de sus compañeros, siendo conscientes del pozo sin fondo en el que se han metido. El récord, según me cuentan, está en 204 dólares.
¿No veis algún parecido con los pisos en España? Y ahora nadie quiere perder, hasta que ocurra algún suceso que precipite el precio.

Por lo explicado anteriormente, hay que tener cuidado, ya que en esta época de crisis, muchas empresas se pueden ir al traste, por seguir haciendo lo mismo de siempre y no amoldarse a los tiempos y diferenciarse de la compentencia, ya que si entran en una guerra de precios, publicidad o cualquier otra, es muy posible que acaben desapareciendo. Por eso es importante evaluar si una decisión racional se ha transformado en un compromiso personal e irracional de recursos propios.

La economía española lleva haciendo lo mismo desde hace tiempo, y esto no nos va a traer nada bueno para este otoño-invierno.

Mi blog de negocios

Gracias por visitar esta web. Aquí encontrarás mi nuevo blog sobre negocios en la nube: www.tunegocioenlanube.net