Páginas

miércoles, abril 14, 2010

¿No querías caldo?


Hoy vamos a hablar de la industria del cine. Que gracias a una ley hecha a su medida y con ayuda del gobierno, la industria española del cine se frotaba las manos nada más aprobarla.
Las razones de esta ley eran que el cine español perdía cuota de pantalla en las salas de cine, y que necesita que se les ayudase. Como el gobierno ya suelta suficiente dinero, pensaron: ¿Como podemos hacer que nuestros amigos del gobierno nos den más pasta?
Y se les ocurrió la brillante idea de que las televisiones que echan cine, pues les diesen dinero de su beneficio y todos tan contentos. Para que no pareciese un atraco a mano armada pues hacían una ley que quedase bonita y todos felices.

Pero las televisiones que no son tontas, han hecho lo que saben hacer, intentar aplicar una visión comercial al dinero que obligatoriamente tienen que darle al cine. Así de este modo, han creado productoras de cine, y han financiado a través de estas productoras propias, las películas que han creido. Total que han ganado cuota de pantalla, han recuperado con creces el dinero invertido, y le han dado con un palmo en las narices a los que se frotaron las manos.

Siempre he pensado que el cine español es bastante mediocre, y cuando vas a una sala de cine, quieres que te entretengan, no que te aburran de manera soporífera, y eso es lo que ha hecho el cine español hasta ahora.

¿No querías caldo? Pues toma dos tazas.

2 comentarios:

Juan Soto dijo...

Aguda observación de la triste realidad Luis Miguel.

Es curiosos como en nuestro país los grupos de presión constantemente intentan que el estado les ayude a saltarse las reglas del mercado, y reaprta dádivas quí y allá en detrimento de los demás. A mi parecer forma parte de esos efluvios corporativistas medievales que todavía quedan por aquí fruto de tanto aislamiento y una ilustració tardía.

El que no triunfa en las pantalla quiere triunfar en el despacho de la ministra.

La mitad de las peliculas que financia cultura se quedan sin estrenar. Eso debería hacer reflecionar a alguien.

A la final el que tiene talento lo tiene y el que no no, y la realidad se impone...casi siempre por las malas.


Un saludo

Luismi dijo...

Totalmente de acuerdo.

En este país parece que mandan más los lobbies que los ciudadanos, que tiramos nuestras papeletas de voto cada 4 años a un pozo sin fondo.

La conclusión que he sacado es que al final votamos a colores, el que más te llame la ilusión, pues a ese le das tu voto.

Un saludo gordo.

Mi blog de negocios

Gracias por visitar esta web. Aquí encontrarás mi nuevo blog sobre negocios en la nube: www.tunegocioenlanube.net